Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más Información.

Autor Tema: (MARZO 2005) CONSTRUIR UN 1/24 DE RALLYES  (Leído 4941 veces)

Desconectado slotaragon

  • Moderador General
  • Acero
  • ******
  • Mensajes: 248
(MARZO 2005) CONSTRUIR UN 1/24 DE RALLYES
« el: 28 de Septiembre de 2006, 11:28 am »
(MARZO 2005) CONSTRUIR UN 1/24 DE RALLYES por Marco A. Ara


Comenzamos con una serie de temas en los que se irá abordando las distintas fases del montaje de un coche de rallies escala 1/24. Como ya he comentado en otro tema, espero que aportéis vuestras experiencias y expongáis vuestras opiniones y dudas para entre todos confeccionar la guía definitiva. Interesa especialmente que los novatos nos hagáis saber cuáles son los puntos que generan mayor número de dudas y problemas para su realización, y de esta manera poner más énfasis en dichas explicaciones.
Sin más preámbulos vamos al grano:

FASE 1ª. IDEA GENERAL Y ELECCIÓN DE MATERIALES
El primer paso que hay que dar para poder empezar a construir nuestro 1/24 de rallies es hacerse una idea general de lo que queremos y qué pretensiones tenemos para nuestro coche. Podemos empezar con arreglo a este guión a respondernos a estas preguntas.
-COMPETICIÓN: ¿Queremos competir? ¿Con qué reglamento? ¿En qué categoría? ¿Qué nivel de competitividad?
-MODELO: ¿Algún modelo y/o decoración en concreto? ¿Calidad de la maqueta? ¿Facilidad del montaje y la decoración? ¿Nivel de detalle?
-MECÁNICA: ¿Limitación de materiales? ¿Limitación de presupuesto? ¿Fiabilidad y facilidad de puesta a punto? ¿Busco robustez, ligereza, prestaciones,...? ¿Quiero un coche polivalente o uno específico para asfalto, sucio, pista Ninco o SCX,...?
Podemos hacernos más preguntas, pero esto puede valer para empezar a esbozar lo que va a ser vuestro coche, pues al elegir unas opciones descartaréis automáticamente otras e iremos perfilando el siguiente paso, la elección de los materiales.
 
Continuando con el tema, voy a definir la idea general del que va a ser el coche en que basarme para ir paso a paso realizando esta guía. Partimos con que la elección del modelo ya está hecha. Un Peugeot 205 evoII.

Vamos a montarlo con la premisa de que todas las técnicas que se empleen sean lo más sencillas posible y asequibles al aficionado que se inicia, sin renunciar por ello a que el coche se muestre razonablemente competitivo, sea polivalente y sobre todo de comportamiento noble y divertido de pilotar, además de bonito. Evitaremos el uso de material sofisticado buscando una buena relación calidad/precio. Para poder competir con él, nos ajustaremos a los dos reglamentos más utilizados, el ACS categoría de clásicos y el del Cto. Cataluńa grupo B.

Como ya sabemos más o menos que queremos, comenzamos a preparar una lista del material necesario:
1-Carrocería: ya la tenemos, Maqueta marca Heller del Peugeot 205 Turbo16 evoII.
2-Chasis: Plafit 124 en cualquiera de esas versiones, dependiendo del material que queramos aprovechar.
9805. 124 en línea con ruedas. LLeva dos cojinetes, ejes, corona y 4 ruedas con neumáticos de goma de casi nulo aprovechamiento.
9600. 124 En línea Full Racing. Sin ruedas. LLeva 4 rodamientos a bolas, ejes, corona y separadores.
9602. 124 En línea Pro Racing. Igual que el anterior pero de acero endurecido.
9807. 124 evo en línea con ruedas. Igual que el 9805 pero con llantas de 17mm. y ruedas de espuma. Esta llanta puede ser aprovechada, bien con espumas, o con neumáticos Ninco Raids, para rallies en sucio.
En el caso de escoger el 9805 ó 9807 necesitaremos 2 cojinetes más.
3-Motor y transmisión: Motor Ninco NC-5 ó NC-6. Pińón Scaleauto de Nylon 9z y corona de 34z Plafit, aprovechando la suministrada en el chasis.
4-Ejes de 3mm. Plafit o Sigma, pudiendo servir los suministrados con el chasis. Ruedas con llanta de 17mm y neumático de más de 24mm. de diámetro, teniendo varias opciones que perfilaremos más adelante. Transmisión 4x4 por poleas y correas Ninco.
5-Guía y cables: Basculante MSC, guía Ninco activa (con muelle) y cables de silicona finos.
6-Decoración: Realizaremos la versión propuesta por el fabricante de la maqueta. Tour de Corse 1986. Piloto y copiloto marca Tamiya. Pintura en Spray marca Tamiya: Imprimación, blanco puro y barniz brillante. Detalles a pincel.

Además de la elección y búsqueda del material, intento documentarme al máximo mediante material gráfico, que luego servirá para que la decoración y el montaje de las diversas piezas se ajuste fielmente a la realidad.

Por cierto, se me olvidaba una puntualización. La elección del chasis Plafit 124 se debe sobre todo a un aspecto clave: Con la misma configuración y montaje que se va a explicar, sirve para todos los Grupos. Más adelante ya nos meteremos con otros chasis que nos darán bastante más trabajo.

Desconectado slotaragon

  • Moderador General
  • Acero
  • ******
  • Mensajes: 248
FASE 2. MONTAJE Y PREPARACIÓN DE LA CARROCERÍA
« Respuesta #1 el: 28 de Septiembre de 2006, 11:35 am »
FASE 2. MONTAJE Y PREPARACIÓN DE LA CARROCERÍA

Una vez que ya hemos conseguido la maqueta del modelo elegido, ya podemos empezar con el montaje, y en algunos casos incluso aunque no tengamos el resto del material. Antes de empezar quiero comentar a los no iniciados, que las prisas son malas consejeras siempre, pero en el modelismo especialmente. Recomiendo que reviséis cada paso del montaje varias veces hasta estar seguro de que lo que vas a hacer es lo correcto y que no molestará posteriormente, pues hay acciones como recortar o pegar que son difícilmente reversibles.
Al abrir la caja nos encontraremos varias cosas:

Foto 1

-Unas matrices de plástico con las diversas piezas de la maqueta, que en la mayoría de los casos están dentro de una bolsa de plástico precintada, pero que no es así en esta ocasión. Revisamos que no falta ninguna pieza, que no hay ningún fallo de molde, y también que no hay ninguna pieza que quiera soltarse sola, y si es así es mejor cortarla antes de que esto suceda. Las piezas se separan de la matriz con unas tijeras fuertes y sin cortar a ras de la pieza, sino dejando un trozo de la matriz que eliminaremos posteriormente.
-Otra matriz con piezas en plástico transparente, los cristales y cúpulas de los faros. Tampoco esta vez vienen en bolsa de plástico, con lo que busco una para protegerlos y evitar que se rayen, puesto que no los necesitaré hasta bastante más tarde.
-Otra matriz, esta vez en plástico blando (relativamente), con los cinco neumáticos.
-Un pliego con las calcas, "protegido" por una lámina de papel fino. Como tampoco voy a usarlas a corto plazo la guardo en un sobre.
-Un folleto de instrucciones y pasos de montaje, que si bien será imprescindible consultar, no seguiremos al "pié de la letra".

Foto 2

Dependiendo del modelo y la marca de la maqueta, a veces nos encontraremos con la carrocería en prácticamente una sola pieza, o como en este caso en varias. El primer paso que realizo es montar las piezas más importantes de la carrocería hasta que esta tenga forma de "coche". Generalmente monto todas las piezas que van a ser pintadas, del todo o en su mayor parte, con el color base de la carrocería (en este caso el blanco), salvo aquellas que por su exposición, tales como espejos, alerones en algún caso, bases de antena, etc, tengan muchas posibilidades de engancharse, romperse o perderse, o también aquellas que impidan la correcta colocación de las calcas con posterioridad. Por el contrario, pego también algunas piezas que aún teniendo que finalmente pintarlas en otro color, prefiero hacerlo a mano una vez pegadas a la carrocería y pintada ésta, que no pegarlas posteriormente y manchar la pintura definitiva con el pegamento.
La herramienta que vamos a utilizar es la siguiente:

Foto3

Tijeras, cuchilla "cuter", limas finas (sirven las de uńas), papel de lija fino (400, 600, 1000) pegamento para poliestileno (de maquetas vamos) en tubo y de pincel, y pegamento de cyanocrilato también en tubo y de pincel.

Empezamos el montaje de la carrocería.

El procedimiento es más o menos el siguiente: Sirviéndome del folleto de instrucciones (ya he mencionado que no sigo para nada el orden marcado) localizo las piezas que tengo que montar. Las separo de la matriz mediante las tijeras sin cortar a ras de pieza, sino dejando una pequeńa parte de la matriz que elimino posteriormente con una cuchilla y también sin ajustar del todo. Después elimino las marcas de la matriz usando las limas de uńas y el papel de lija, primero el más basto (400 ó menos) y luego los más finos sucesivamente (hasta el 1000) hasta dejar el corte uniforme y sin marcas. También reviso la pieza por su cara visible y elimino de este mismo modo las posibles "rebabas" y defectos del molde.

Foto 4

Una vez que tengo preparadas las piezas a unir, compruebo que encajan bien unas con otras, lo que suele suceder en las maquetas de calidad. En otros casos es prácticamente imposible encajar las piezas sin que sobre o falte material, con lo que deberemos rebajar a base de lima alguna parte de la pieza para facilitar su correcto encaje. Normalmente suelo empezar por unir las piezas más grandes o con mayor superficie de contacto.

Pero antes de unir las piezas entre sí, voy a hacer un inciso en una particularidad que presenta esta carrocería: a diferencia de la mayoría su interior no es hueco puesto que el fabricante a integrado en el molde parte del chasis. Como veis en la foto siguiente sobre un chasis provisional, estas partes a buen seguro que van a interferir en el posterior montaje del chasis, por lo que decido eliminarlas antes de seguir montando la carrocería.

Foto 5

En el caso de que el coche que montéis sea un WRC, no hay problema, pues el reglamento permite el aligeramiento del interior de la carrocería, pero en los demás grupos no está permitido este aligeramiento, por lo que nos limitaremos a eliminar lo mínimo indispensable para que ningún verificador nos ponga pegas.
Como referencia para saber por donde voy a cortar voy a mirar la carrocería desde un lateral y marcar con un rotulador el plástico que veo por debajo del paso de ruedas.
Aquí podéis ver una carrocería "normal" en comparación con la nuestra, y las marcas por donde quiero cortar el puente trasero y el vano bajo el capó delantero

Foto 6

Guiándome por esa referencia procedo a cortar. Puedo tirar de minitaladro o también mediante un "cuter" viejo calentado con una vela, guardando los trozos por si los necesito con posterioridad, ya que el reglamento (y la estética) me obliga a montar las piezas del motor visibles desde el exterior. Después "saneo" con cuchilla y lima sin esforzarme pues ha sido un corte inicial que tendré que ajustar posteriormente al montar el chasis.

Ya puedo proceder a pegar las 7 piezas que forman la carrocería, para lo que primeramente compruebo como ajustan entre sí y evalúo las dificultades que puedo tener al unir determinadas piezas. Normalmente utilizo pegamento para maquetas, que une las piezas "disolviendo" superficialmente el plástico y fundiendo entonces las dos piezas al secar. En la mayoría de ocasiones uso el pegamento líquido que se aplica con pincel y pego las piezas grandes por partes. Si tengo que reforzar alguna unión utilizo el "cyano" por el interior de la carrocería. Hay que procurar ser "limpio" con los pegamentos, sobre todo con los de pincel, pues "corren" con facilidad y ensucian los dedos y éstos todo lo que tocan. Hay que mantener las piezas unidas en su posición ejerciendo una ligera presión durante unos pocos segundos. Solo algunas piezas "rebeldes" que no ajustan bien necesitan una cinta elástica o adhesiva (ojo con los residuos).
Ya tenemos la carrocería montada.

Foto 7

Como veis en la foto he cortado las partes interiores que molestaban y después he pegado todas las piezas. Una vez bien seco el pegamento, elimino con papel de lija muy fino cualquier rastro visible en el exterior de la carrocería.

Foto 8

Tengo la carrocería completa, pero antes de empezar con el chasis me gusta hacer unas comprobaciones. Mido las cotas y peso la carrocería. Anoto los datos y los comparo con otros coches que ya he montado. Me sirven para intentar determinar a priori el carácter del coche y puede ayudarme a elegir o variar la configuración mecánica.

En este caso tenemos una carrocería algo pesada, que alcanzará seguramente los 70 gramos completa. También es más corta, más estrecha y más alta que los vehiculos que podemos considerar sus rivales naturales, Audi Quattro, Porsche 911RSR, Lancia 037, BMW M1... Esperemos conseguir que sea más ágil que ellos en asfalto y aprovechar la tracción 4x4 en sucio.

Lo siguiente es comprobar en una plancha, como hacemos con los chasis de plástico, que la carrocería es plana. Suele serlo en las maquetas de buena calidad pero no lo es en este caso.

Foto 9

Si la deformación no es muy importante no es necesario enderezarla, pero si habrá que tenerla en cuenta a la hora de montar la carrocería sobre el chasis, pues no podremos poner los cuatro pasos de rueda a la misma altura.

Para terminar, decido eliminar a última hora, y espero que los verificadores me perdonen, las faldillas guardabarros posteriores, puesto que son irrealmente gruesas y las sustituiré posteriormente por unas artesanales.

Seguiremos con el chasis....

Desconectado slotaragon

  • Moderador General
  • Acero
  • ******
  • Mensajes: 248
FASE 3. PREPARACIÓN DEL CHASIS
« Respuesta #2 el: 28 de Septiembre de 2006, 11:40 am »
FASE 3. PREPARACIÓN DEL CHASIS

Como ya tenemos la carrocería preparada, antes de decorarla vamos a realizar toda la parte mecánica. Empezaremos por preparar el chasis Plafit 124 que hemos escogido para este modelo y lo describiremos sobre la marcha.

El chasis recomendado es el 124 en línea, concretamente la referencia PF-9807, que viene equipado con 4 llantas de 17mm. y neumáticos de espuma, una corona de 34 dientes, 2 ejes, un trozo de neopreno para unir la carrocería con el chasis, y dos soportes para distintos modelos de motor (uno colocado y otro aparte). Además del chasis también he adquirido una bolsita de tortillería variada Plafit, una bolsita con separadores variados para regular la anchura de ejes y una guía basculante MSC específica para este chasis. También necesitáis dos cojinetes para el eje delantero, aunque yo voy a sustituir en este caso los cojinetes por rodamientos.

Foto 10

La herramienta específica para este chasis es una llave allen de 1,5mm, un destornillador Philips (estrella) pequeńo y una llave de tubo M2. Plafit también tiene en catálogo un set con estas tres herramientas.

Foto 11

Lo primero es abrir el paquete y revisar las piezas. Quitaremos si vienen montadas, las ruedas, ejes y corona que utilizaremos más tarde. También desmontaremos el soporte de la guía (A), que no necesitaremos, aunque guardamos los tornillos, arandelas y tuercas (B). Quitando los tornillos (D) desmontamos el soporte del eje delantero (C), que sustituiremos después por el de la marca MSC preparado para montar el basculante para la guía. También desmontamos el soporte del motor y del eje trasero (E) quitando los cuatro tornillos (F). Cuando ya hemos desmontado estas piezas nos queda una gran pieza negra (G), el central del chasis y sobre él sujeta entre cuatro tornillos que le permiten bascular está la "hache" de aluminio (H) sobre la que se atornillan un soporte de carrocería a cada lado.

Foto 12

Una vez que hemos quitado estas piezas y tenemos el chasis casi "pelao", comprobamos en una plancha que el cuerpo central del chasis está plano, algo que es habitual. Si alguno de los 4 tornillos que sobresalen por debajo del chasis no apoyara en la plancha, podría existir alguna desviación, y luego nos costaría que apoyaran las cuatro ruedas en pista. Si nos pasa esto, deberemos desmontar todas las piezas (soportes de carrocería, hache de aluminio y soporte del motor) para hacer una comprobación más exacta y enderezar el chasis si es necesario.

Foto 13

Ya realizado este imprescindible paso comenzamos por montar el motor escogido, un Ninco NC-5 (aunque en las fotos veáis un NC-2) al que le hemos quitado el pińón y los cables. El soporte adecuado para este formato de motores es el que venía montado en el chasis. Sujetamos el motor al soporte con dos tornillos cortos con sus arandelas. Yo suelo utilizar tornillos allen y arandelas anchas para este menester, aunque sirven los normales de la tortillería Plafit.

Foto 14

Con el motor sólidamente fijado colocamos el soporte en su lugar en el chasis y lo sujetamos provisionalmente (apretar lo justo) con los cuatro tornillos, arandelas y tuercas. Podemos montar el soporte de motor y eje trasero más o menos atrasado con respecto al chasis. Yo suelo adelantarlo todo lo que puedo pues de esa manera llevo más peso a la parte trasera del coche. Para elegir la posición exacta tenemos que tener en cuenta varios detalles:
- Al adelantar el soporte el motor quedará por encima de la hache de aluminio, aprisionándola e impidiendo la correcta basculación. Aunque la cortaremos posteriormente el tirante tiene que quedar suficientemente ancho para asegurar una mínima rigidez.
- Los soportes que unirán la carrocería al chasis ("Eles" de aluminio) tienen que quedar enfrentados a los laterales de la carrocería. Hay posibilidad de regularlos en anchura, adelantarlos o atrasarlos, doblarlos o cortarlos.
- Al adelantar el soporte de eje trasero/motor implica que también tendremos que adelantar el delantero para ajustarnos a la batalla del coche. Hay que procurar que el soporte delantero no se adelante tanto que no podamos fijarlo al chasis con solidez. (No será el caso)
 
Teniendo en cuenta estos detalles que comentaba en el último paso, empiezo por colocar el soporte del eje trasero/motor adelantándolo hasta colocar el motor encima de la hache de aluminio, ocupando la mitad del ancho del tirante (5mm.) (A). Compruebo que está bien centrado con un pié de rey y lo aprieto provisionalmente. Pongo los cojinetes y rodamientos en sus soportes e introduzco un eje. Introduzco a ambos lados del eje los separadores (B) necesarios para que el ancho total con las ruedas montadas sea unos 4 ó 5mm. mayor que la carrocería (carrocería 70mm, eje completo 75mm.). Para el eje delantero, sustituyo el soporte original del chasis por el de la marca MSC, y lo sujeto provisionalmente con dos tornillos y tuercas (C). Coloco los rodamientos, eje y ruedas de la misma manera que con el eje trasero. Como esta carrocería es bastante estrecha, identifico los cuatro tornillos (D) que sujetan los soportes de la carrocería a la "hache", (son los que no tienen tuerca) y dando la vuelta al chasis los aflojo un par de vueltas, retirando los soportes que más tarde colocaré "a la medida".

Foto 15

Con la carrocería "patas arriba" coloco el chasis encima de ésta apoyando las ruedas traseras en sus pasos de rueda y, aflojando ligeramente las tuercas del soporte delantero regulo la batalla del chasis para colocar las ruedas delanteras en su sitio. Una vez que tengo las 4 ruedas centradas en sus pasos de rueda, aprieto las tuercas y separo chasis y carrocería.

Foto 16

 Con un pié de rey tomo varias medidas para comprobar que los ejes están perfectamente perpendiculares al eje longitudinal del chasis y paralelos entre sí. Seguramente tendré que corregir alguna desviación mínima, lo que suele ser un trabajo laborioso aunque necesario. Cuando ya lo he conseguido, vuelvo a comprobar el ajuste con la carrocería y aprieto fuerte los tornillos.

Foto 17

Ya podemos empezar a pensar en unir la carrocería al chasis....

Desconectado slotaragon

  • Moderador General
  • Acero
  • ******
  • Mensajes: 248
FASE 4. UNIÓN CARROCERIA-CHASIS
« Respuesta #3 el: 28 de Septiembre de 2006, 11:42 am »
FASE 4. UNIÓN CARROCERIA-CHASIS

Vamos ahora a unir el chasis a la carrocería, algo que es más sencillo de lo que parece pero que requiere seguir unos pasos determinados y tener claros ciertos conceptos:
Este chasis nos permite regular, dentro de un cierto margen, la altura de la carrocería. Por ello, el procedimiento que voy a seguir es montar la carrocería lo más baja posible, dejando el máximo margen posible para poder subirla en caso de necesidad.
La primero premisa que tengo que tener en cuenta es el diámetro mínimo de rueda que puedo montar. En este caso es de 25mm. según reglamento ACS (original de la maqueta +/- 1mm.) ó 24 mm. según reglamento Cto. de Cataluńa. Tomaré como referencia esos 25mm., pues coinciden con el diámetro de unos neumáticos Ninco Raids montados en unas llantas de 17mm. que tengo por ahí (otras distintas a las que trae el chasis).

Otra de las medidas a tener en cuenta es la distancia entre el neumático y los pasos de rueda (P), que tiene que ser mayor que cero. Yo particularmente dejo más o menos 1 mm. para poder aprovechar al máximo la anchura de ejes sin que la carrocería roce los neumáticos al bascular.


Foto 18

Hay varias maneras de ajustar e inmovilizar la carrocería y el chasis, pero yo voy a emplear la que creo es más sencilla y que no exige material específico. Utilizo ruedas de mayor diámetro que las que posteriormente utilizaré y apoyo en ellas la carrocería mientras el pegamento fragua.

Pero antes de realizar todo el proceso vamos a examinar con detenimiento la disposición de la "hache" central, pieza donde se sujeta la carrocería y responsable de la basculación de la misma.
La "hache" reposa sobre el chasis sin que ningún tornillo la atraviese, sino encastrada entre cuatro tornillos (R) situados en sus esquinas, donde se introducen unos pequeńos cilindros huecos (S) que pueden ser de distintos tamańos.


Foto 19

Introduciendo arandelas (T) en esos cilindros por debajo de la "hache" elevamos la carrocería, si colocamos las arandelas por encima de la "hache" limitamos el recorrido de la basculación, y si cambiamos los cilindros por unos más largos lo aumentamos. A ambos lados de la "hache" encontramos dos rebajes (V) donde mediante sendos tornillos se encajan cada uno de los soportes que se unirán a la carrocería. Según se aprecia en la siguiente foto, estos tornillos tienen dos posibles posiciones (X), lo que permite inicialmente regularlos en anchura. Los tornillos con tuerca (Y) permiten ajustar definitivamente la posición de los soportes respecto a la carrocería, pudiendo ensancharlos o estrecharlos, adelantarlos o atrasarlos, colocarlos en oblicuo, o incluso doblarlos o cortarlos si es necesario.


Foto 20

Una vez que sabemos cómo funciona el sistema de basculación, vamos a regular y ajustar todas estas piezas para pegar la carrocería al chasis.

Si habéis seguido al pie de la letra todos los pasos, tendréis el motor colocado encima de la "hache", y aunque en un principio no la toque, si subimos la carrocería acabará por impedir la basculación. Para evitarlo marco con indeleble el contorno del motor, desmonto la "hache" y corto con mini taladro. Si no quisierais cortar la "hache", bastaría con colocar el motor justo detrás, atrasando también el soporte del eje delantero.

Una vez que la he cortado y compruebo que no tocará el borde del motor, procedo de nuevo a montarla, y para trabajar mejor quito los ejes y las ruedas.


Foto 21

Por pasos:
1-Vuelvo a introducir los cuatro tornillos que enmarcan la "hache" y coloco el chasis sobre una superficie plana que impida que se salgan.
2-En cada tornillo introduzco su correspondiente cilindro hueco, que en el caso de los que incluye el chasis miden 2,5mm.
3-Dos opciones. Si se utilizan los tornillos de latón para destornillador de estrella que vienen originalmente en los soportes de la carrocería, la "hache" se coloca directamente. Como estos tornillos sufren un acusado desgaste por su constante uso, yo los sustituyo por otros de cabeza "allen", similares a los utilizados para sujetar el motor. Como la cabeza de estos tornillos es mayor, para evitar que sobresalga por debajo del chasis introduzco en cada cilindro una arandela de plástico negro de 0.5mm., sobre las que se apoyará la "hache".


Foto 22

4-Ponemos la "hache" en su posición, directamente sobre el chasis o como es el caso, elevada 0.5mm. por las cuatro arandelas.
5-Por encima de la "hache" introducimos en cada cilindro dos arandelas más de 0.5mm. (Ojo, que Plafit fabrica esas arandelas en 0.2 y 0.5mm) La arandela superior debe quedar enrasada con el borde superior del cilindro.
6-Ponemos una arandela de presión en cada tornillo.
7-A cada tornillo su tuerca correspondiente.
Concluidos estos pasos tenemos la "hache" en la que será su posición más baja e inmovilizada sin posibilidad de bascular, algo imprescindible a la hora de pegar los soportes a la carrocería.

Volvemos a montar los ejes y las ruedas antes de "atacar" los soportes de la carrocería. Como ya he comentado en un post más arriba, el sistema que usaré para pegar la carrocería al chasis a la altura adecuada consiste en apoyarla en unas ruedas más grandes que las que equipará el coche definitivo. Como me baso en ruedas de 25mm. de diámetro y quiero mantener 1mm. de separación entre el neumático y la carrocería, necesito unas ruedas de 27mm. de diámetro. Si no tengo ruedas donde elegir la solución está en dar unas cuantas vueltas de cinta aislante a las ruedas que tenemos hasta conseguir el diámetro adecuado. Tras probar como queda la carrocería a esa altura, decido aumentar un poco el diámetro de las ruedas delanteras para separar algo más el "spoiler" delantero del suelo.

Para preparar los soportes, cambio como he dicho antes los tornillos por unos "allen" y los monto en el otro emplazamiento que tiene la pletina negra (J), para reducir la anchura total del chasis con los soportes colocados, pues es una carrocería bastante estrecha.

Seguidamente corto dos trozos de espuma de 53x8mm. y los pego al exterior de cada soporte (K), usando pegamento de contacto (típica "cola de zapatero"). Los pegamentos tipo loctite son aquí menos recomendables pues la unión queda muy rígida.


Foto 23

Tras esto colocamos los soportes en el chasis y apretamos los tornillos. Trabajando ahora sobre la carrocería, aflojo los tornillos (L) que sujetan la pieza de aluminio en "L", y puedo mover y ajustar estas piezas de tal forma que la mayor superficie posible de neopreno entre en contacto con el interior de la carrocería sin llegar a forzarla, doblando si fuera necesario, el soporte de aluminio. En esta carrocería tan peculiar, he tenido que cortar y limar ciertos detalles representados en su interior para ajustar perfectamente los soportes, así como recortar a bisel el neopreno para darle la forma adecuada, lo que no suele ser necesario en la mayoría de las carrocerías.

Esto ha de hacerse manteniendo el chasis centrado en la carrocería, por lo que la colocación y el ajuste de los dos soportes deben ser perfectamente simétricos, midiendo repetidamente con el pie de rey para asegurarnos. Para facilitar el perfecto centrado del chasis sobre la carrocería, me ayudo de varias marcas con rotulador indeleble en el centro del chasis y de la carrocería.


Foto 24

Al final ya tenemos listo el conjunto para pegar.


Foto 25

Pegaré los soportes mediante Araldit rápido, aunque también hay por ahí un pegamento "Chino" que parece que va muy bien para estos menesteres. El Araldit rápido es un pegamento epoxi de 2 componentes que fragua en unos cinco minutos, tiempo suficiente para poner la carrocería en su sitio perfectamente. Antes de empezar corto con el minitaladro las dos esquinas posteriores de los soportes de aluminio, pues al atrasar tanto al chasis no tocaban en la carrocería y quedaban en el aire. Antes de empezar marco con indeleble por el interior de la carrocería el contorno donde apoya el neopreno.

Pego los soportes en dos tiempos. Siguiendo las instrucciones del fabricante, pongo los dos componentes del pegamento en un cartón, y mezclo bien. Con una tirilla de plástico que hará las veces de espátula aplico el pegamento por el interior de la carrocería cubriendo la parte que he marcado. Coloco el chasis en la carrocería abriendo esta con las manos y procurando no desplazar el pegamento de su sitio. Centro bien la carrocería guiándome por las marcas y compruebo que los pasos de ruedas se apoyan en los neumáticos. Retiro con un trapo algún resto de pegamento que esté fuera de lugar. Realizo con el pie de rey varias mediciones para confirmar que todo está bien centrado y dejo cuidadosamente el coche apoyado sobre sus ruedas hasta que seque el pegamento. Todo este proceso no debe durar más de tres minutos.

Pasadas un par de horas, vuelvo a preparar un poco más de pegamento, y por el hueco de las ventanillas sin mover apenas el coche, relleno aquellos puntos que pudieran haber quedado sin pegamento reforzando todo el contorno del neopreno. Vuelvo a colocar el coche fuera del alcance de los "duendes" y espero un mínimo de 6 horas para evitar sorpresas.
Transcurrido el tiempo solo tendremos que aflojar un par de vueltas los 4 tornillos allen y sacar el chasis.

Acabado todo el proceso, aquí tenemos el coche preparado con las ruedas adecuadas.


Foto 26
« última modificación: 30 de Agosto de 2017, 14:46 pm por webmaster »

Desconectado slotaragon

  • Moderador General
  • Acero
  • ******
  • Mensajes: 248
FASE 5. DECORACIÓN DE LA CARROCERÍA
« Respuesta #4 el: 09 de Febrero de 2007, 11:01 am »
FASE 5. DECORACIÓN DE LA CARROCERÍA

Desde el momento en que el pegamento se ha secado bien y separamos el chasis de la carrocería, ya podemos empezar a pensar en decorarla. Esta fase no lleva mucho trabajo pero sí hay que dedicarle tiempo, pues el tiempo de secado entre "manos" de pintura conviene respetarlo. Suelo dejar transcurrir 6 horas mínimo entre cada capa, por lo que lo normal suele ser dar un par de manos al día. Como siempre tengo dos ó más coches encima de la mesa de trabajo, durante los cinco días (como poco) que me lleva esta fase suelo dedicarme a trabajar otros coches, pues no voy a poder tocar la carrocería y poco trabajo podré adelantar sin usarla como referencia y sin tomas medidas.

Para el que no es modelista o nunca a utilizado pinturas en spray o aerógrafo, esto de decorar la carrocería es uno de los aspectos de los coches de 1/24 que más respeto infunde. Voy a intentar explicar cual es, bajo mi punto de vista, el sistema más sencillo y seguro para decorar un coche sin grandes pretensiones pero sin renunciar a la calidad. Como ya he comentado, el procedimiento es muy sencillo, pero quizás lo más importante es conocer cuáles son los errores que no podemos cometer para no arruinar todo el trabajo.

Material:
Para esta primera parte de la decoración, el material específico que voy a utilizar son botes de pintura en spray de la marca Tamiya. Hay otras marcas más baratas, pero para empezar os recomiendo los de esta marca, de calidad contrastada y fabricados especialmente para el uso que les vamos a dar.
Utilizaré tres botes: Imprimación blanca, pintura blanco puro (TS-26) y barniz brillante (TS-13).


Foto 27

Antes de empezar a pintar tenemos que preparar la carrocería. Cuando acabamos el montaje de ésta, ya comentamos que había que eliminar las rebabas y defectos de molde con lijas finas. Si es preciso, rellenaremos con masilla y lijaremos después las uniones defectuosas entre piezas o u otros fallos donde falte material. Esto último solo lo hago en aquellos defectos que son muy evidentes, puesto que no busco la calidad de los modelos estáticos y los pequeńos defectos quedarán disimulados con la pintura y las calcas. En caso de utilizar masilla hay que hacerlo en aquellos sitios donde agarre bien, pues con los golpes puede desprenderse y acabar siendo peor el remedio que la enfermedad.

Una vez terminado con esto, lavamos la carrocería para eliminar la suciedad y sobre todo la grasa de nuestros dedos. La sumerjo en un recipiente con agua y jabón. Siempre me han recomendado el uso de un jabón neutro, aunque yo uso un lavavajillas normal y corriente con buenos resultados. Froto la carrocería con un cepillo de dientes viejo cuidando de llegar a todos los rincones. Aclaro bajo el grifo y la dejo secar envuelta en papel de cocina.

Desde el momento en que comenzamos a lavar la carrocería no debemos volver a tocarla con los dedos, con lo que es conveniente usar guantes de latéx. Aún usándolos, tengo la manía de evitar tocar el exterior de la carrocería e intento agarrarla por los soportes o cogerla envolviéndola en papel higiénico o de cocina.

Para facilitar su manejo durante el proceso de pintura, utilizo un soporte improvisado que sujeto por el interior del techo mediante cinta de doble cara. Podéis utilizar una botella de plástico pequeńa, chafando la parte superior para adecuarla a la anchura interior de la carrocería. Rellenándola de sal o similar se consigue la estabilidad suficiente y como ya he comentado se une el tapón al interior del techo con cinta de doble cara.

Tras asegurarme que la carrocería se ha secado totalmente y que no quedan gotas de agua por los rincones, la coloco en el soporte que ya había preparado previamente y la guardo en una vitrina o similar que la resguarde completamente del polvo.

Para pintar necesitamos un lugar amplio, luminoso y ventilado, pero sin corrientes de aire. Para evitar manchar utilizo una caja de cartón grande y profunda, cuyo interior rocío completamente con agua utilizando un pulverizador, de manera que elimino la posibilidad de que se levante polvo al pintar.

La primera capa que doy es de imprimación. La imprimación tiene una composición diferente a la del resto de las pinturas para facilitar su adherencia al plástico y Tamiya la fabrica en colores mate blanco y gris. Yo recomiendo utilizar el blanco salvo para colores finales muy oscuros, pues se gana en luminosidad. En este caso, donde la carrocería es blanca y el color definitivo también, bastará con una sola capa de imprimación.

Para pintar sujeto la carrocería por el soporte y la mantengo en el interior de la caja de cartón, utilizando un guante de fregar para evitar mancharme de pintura. Tras agitar enérgicamente el bote pulverizo un poco de pintura sobre un lateral de la caja para comprobar y despejar la boquilla. Comienzo a pintar la carrocería manteniendo siempre el bote de spray a unos 25 centímetros de distancia. Inicio la pulsación de la boquilla apuntando a un lado fuera de la carrocería y la recorro durante 1 ó 2 segundos hasta sobrepasarla por el otro lado, de tal forma que la pintura que sale al pulsar y al soltar no caiga en ella. De esta forma voy pintando la carrocería por todas partes, cubriéndola totalmente pero sin solapar excesivamente las pasadas, aunque la imprimación permite insistir en algún punto de difícil acceso (sin pasarse). En cuanto tengo cubierta toda la superficie guardo rápidamente la carrocería en la vitrina donde se secará libre del polvo. Para limpiar la boquilla del spray pulverizo un par de segundos sobre el fondo de la caja con el bote invertido, hasta que deja de salir pintura.

Lo más importante a tener en cuenta en el proceso de pintado es mantener el spray siempre en movimiento sin insistir en un punto en concreto, y variando la velocidad de las pasadas conseguimos más o menos carga de pintura.

Ya he comentado antes que es recomendable dejar entre capa y capa un tiempo mínimo de secado de 6 horas, aunque los modelistas suelen esperar hasta 24 horas. Transcurrido ese tiempo, el acabado mate de la imprimación me va a permitir localizar más pequeńos defectos que pueda tener la carrocería y que puedo eliminar mediante una lija muy fina (1000 ó más) humedecida ligeramente con agua.

Repitiendo este proceso doy si fuera necesaria otra capa de imprimación, y posteriormente dos o tres capas de pintura. En este caso sólo he dado una de imprimación y dos de pintura blanca, eliminando con entre una y otra los posibles "defectillos" en forma de mota de polvo que hayan podido aparecer. El las fotos veréis que la pintura ha quedado mate, y es porque aunque recomendé el color blanco puro brillante (TS-26), en realidad estoy probando el blanco mate (TS-27), y el brillo se lo dará el barniz.

En la primera mano de blanco, la carga de pintura ha sido similar a la de imprimación. Sin embargo, en la segunda mano las pasadas han sido un poco más lentas, para que la pintura acabe teniendo un poco más de cuerpo. Tras esta última capa de pintura doblo el tiempo de secado habitual antes de poner las calcas.

Tras dejar secar la segunda mano de pintura blanca casi 18 horas me dispongo a poner las calcas. El material que voy a utilizar es el siguiente:


Foto 28

-Por supuesto la hoja de calcas, en este caso las originales de la maqueta.
-Un recipiente con agua.
-Unas tijeras bien afiladas.
-Un par de pinceles viejos
-Papel higiénico o de cocina y bastoncillos para limpiar los oídos.
-Micro Set y Micro Sol. Líquidos que ablandan las calcas y facilitan su adaptación y buena adhesión en superficies irregulares.

Trabajando de nuevo con guantes de látex, retiro momentáneamente el soporte que puse para manejar la carrocería durante el pintado, pues ahora va a molestar más que otra cosa. Con ayuda de las instrucciones de la maqueta y del material gráfico que he reunido, voy identificando las calcas que tengo que colocar ahora, pues tendré que reservar aquellas que pertenecen al tablero de mandos y las que se colocan directamente sobre los cristales, pues las pondré más tarde. El orden de colocación puede ser al gusto del consumidor, aunque yo suelo empezar de adelante hacia atrás, y poniendo primero aquellas calcas cuyo emplazamiento está bien definido, para que a su vez me sirvan de guía para las que se colocan en lugares sin referencias. En el caso que nos ocupa, hay que estudiar bien la colocación de las calcas que decoran los laterales, desde el estribo de la puerta hasta el paso de ruedas trasero, pues está formado por cinco calcas que tienen que casar entre sí.

El procedimiento que sigo para colocar una calca es el siguiente. Recorto la calca justo por su borde, procurando no dejar ningún margen alrededor de su contorno mientras sea posible, pues el papel donde se imprime la calca no siempre es totalmente transparente. En este caso el papel soporte es bastante fino y limpio, con lo cual no tendremos muchos problemas de falta de transparencia que suelen acentuarse sobre fondos blancos, aunque por contra las calcas son más frágiles. En algunas calcas, donde dos o más motivos independientes pero próximos entre sí se han impreso sobre el mismo soporte, los corto convirtiendo una calca en varias y colocándolas por separado. Introduzco en el agua la calca recortada ayudándola a sumergirse.

El tiempo necesario para que empiece a desprenderse del soporte varía entre los diez segundos al minuto, según marcas y tiempo transcurrido desde su fabricación, y debemos de ir tanteando hasta encontrar el intervalo justo, pues hay que sacar del agua la calca antes de que esta se desprenda por si sola del soporte. Mientras esto sucede aplico con un pincel un poco de Micro Set en la zona donde se asentará la calca. Con dos dedos, saco con cuidado la calca del agua y con ayuda de un pincel suave la deslizo un poco sobre el papel soporte para que sobresalga lateralmente unos dos o tres milímetros. Apoyo ese lado de la calca en el lugar donde he de colocarla y presionándola con el pincel sobre la carrocería acabo de retirar el soporte. Con los pinceles la coloco en su lugar definitivo, y mediante el papel absorbente y los bastoncillos de algodón elimino el agua que hay encima y debajo de la calca. Suelo sujetar la calca por una esquina con un poco de papel y desde ahí hacia los laterales, presiono con un bastoncillo haciéndolo rodar sin arrastrarlo, pues podría desplazar o romper la calca. Si la calca es muy pequeńa, la traspaso al pincel y de este a su lugar.

Una vez que la calca está colocada en su lugar, vuelvo a aplicar encima un poco de Micro Set y lo dejo secar completamente. Si la superficie donde va la calca es irregular, puede que esta no se adapte perfectamente a la forma y quede levantada o arrugada por algunos lados. En este caso aplico con un pincel Micro Sol y dejo secar con cuidado, pues este producto ablanda mucho la calca. Puedo ayudar con un bastoncillo a que se vaya adaptando pero es una operación muy delicada, y en ocasiones es inevitable tener que cortar con una cuchilla muy afilada para evitar las bolsas de aire y minimizar las arrugas. Repito estas aplicaciones de Micro Sol varias veces hasta que consigo que toda la superficie de la calca está en contacto con la maqueta, pues en aquellos rincones en donde no la adaptemos bien y quede en el aire suele acumularse el barniz que aplicaremos luego y atacará esa porción de la calca arrugándola o incluso disolviéndola.

En caso de que una calca se nos mueva mientras la estamos colocando y no podamos rectificar su posición, aplicaremos con Micro Set por encima y especialmente por sus bordes, hasta que podamos volver a deslizarla y situarla bien.

Tras colocar todas las calcas vuelvo a pegar el soporte al interior de la carrocería, reviso que todo está correcto y repaso el exterior de la carrocería para eliminar cualquier suciedad o mota de polvo que se haya podido depositar. Guardo la carrocería en el armario y dejo secar otras 12 horas antes de empezar con el barniz.


Foto 29

Foto 30

Para barnizar se sigue exactamente la misma rutina que para la pintura. No obstante, la primera capa debe ser muy, muy fina, aplicándola con pasadas rápidas, pues algunas calcas no reaccionan bien al barniz y pueden arrugarse. En las restantes capas, que como mínimo suelen ser tres, vamos aumentando la carga de barniz e insistiendo un poco más en alguna zona menos brillante. En la última capa, en este caso la cuarta, aplico más cantidad pero siempre manteniendo el spray a más de 25cm., para evitar el efecto "piel de naranja" que arruinaría todo el trabajo, aunque la calidad de esta marca de pinturas suele perdonar bastante este error. Tras la última capa dejo secar casi un día entero, pues a partir de aquí voy a volver a manipular "a pelo" la carrocería otra vez.

Como veis, aplico el barniz encima del color base y de las calcas, dejando para después la pintura de los detalles de la carrocería y sobre todo de los cristales y piezas cromadas, pues tampoco suelen tolerar bien el barnizado.

Con la carrocería pintada y barnizada, ya podemos seguir trabajando con la mecánica.


Foto 31

El trabajo "gordo" de la decoración del exterior de la carrocería ya lo tenemos acabado, y "solo" falta colocar las piezas exteriores como alerón, espejos, faros, etc, y pintar los detalles, cosa que dejaremos para lo último.

Pero donde sí nos queda bastante trabajo por realizar es en el interior de la carrocería, pues tenemos que fabricar el habitáculo, ajustarlo a las medidas interiores del coche y pintar los pilotos y el resto de componentes. Además, en este modelo, debemos representar las piezas visibles del motor, lo que dobla el trabajo a realizar.

Pero para poder comenzar con el habitáculo tenemos que realizar antes dos pasos: El primero de ellos es acabar definitivamente con el montaje de la mecánica, pues nos falta la colocación de la transmisión por poleas, el basculante y la guía, y la regulación de la basculación de la carrocería, cosa que seguiré contando en su correspondiente apartado (El chasis).

El otro paso es el montaje de los cristales de la carrocería, pues se realiza por el interior y debe hacerse antes de colocar el habitáculo.

Previamente a la colocación de los cristales voy a pintar el ribete negro que representa la goma que sujeta los cristales, y que en este modelo sólo existe en la luna delantera.
 
Hasta ahora siempre había pintado esto con pincel y a pulso, pero tras varias recomendaciones he probado el sistema del rotulador indeleble y la verdad es que ha ido muy bien. He utilizado un Staedler lumocolor negro de punta fina (S) y siempre que la maqueta represente con claridad el reborde a pintar el resultado es bueno, rápido y fácil, aunque con el uso el color se borra y hay que retocar.

En muchas maquetas los cristales vienen en una sola pieza con forma de cúpula, lo que facilita enormemente su colocación además de darle solidez al conjunto. En otras están divididos en varias piezas, representando las lunas incluso individualmente, lo que hace que sea difícil pegarlos sin mancharlos además de que correremos el riesgo de que en carrera, el ímpetu de nuestros asistentes los despegue al colocarnos el coche. En este caso tengo dos piezas, necesarias para representar el cristal interior que separaba los puestos de conducción del compartimiento del motor. El modelo no reproduce las ventanillas delanteras, lo que puede dar problemas con el reglamento del Cto. de Cataluńa, que no permite correr con las ventanillas "bajadas" si no se demuestra que el original compitió así.

El pegado de los cristales lo realizo normalmente con pegamento para maquetas sólido (de tubo), pues el líquido corre con mucha facilidad y es fácil manchar los cristales. No utilizo nunca Cyano (Loctite, superglue o similar), pues los vapores que desprende velan los cristales y dejan unas manchas blanquecinas muy difíciles de quitar. Como con todas las piezas, hay que comprobar que encajan bien, eligiendo los puntos menos visibles desde el exterior para aplicar el pegamento. En este caso, debido a las piezas interiores de la carrocería, he tenido muchos problemas para poder meter la pieza trasera de los cristales, pero al final no he tenido que recortar nada y quedaban perfectamente encajados.

Mientras me pienso si ańado o no las ventanillas delanteras, ya podemos ir tomando medidas del interior para empezar con el habitáculo, pero eso es otra historia (y otro tema)


Foto 32

Desconectado slotaragon

  • Moderador General
  • Acero
  • ******
  • Mensajes: 248
FASE 6. EL HABITÁCULO.
« Respuesta #5 el: 09 de Febrero de 2007, 11:06 am »
FASE 6. EL HABITÁCULO.

Vamos allá con uno de los apartados que más trabajo lleva en estos coches, pero dónde el esfuerzo que realices se apreciará con creces, pues la vistosidad de un interior detallado y bien realizado complementa y enriquece la decoración exterior de la carrocería.

Para el montaje utilizo básicamente las piezas de la propia maqueta, a las que ańado las figuras de piloto y copiloto, pues son muy pocas las maquetas que las incorporan. No hay muchas figuras donde elegir. O las de Tamiya, de muy buena calidad pero que parecen ser "edición limitada" por lo difícil que son de conseguir, o las de Top-slot, más caras pero acompańadas de una base de lexán aprovechable en la mayoría de los modelos de WRC,s.

Además de esto necesitamos las pinturas y accesorios para pintar, un desembolso de cierta importancia cuando empezamos, pues necesitaremos unos cuantos colores básicos. Yo utilizo pinturas de diversas marcas, algunas acrílicas (Tamiya, Citadel, Vallejo) y otras en esmalte (Humbrol). Las acrílicas se limpian con agua, aunque algunas tienen su propio disolvente, y los esmaltes se limpian con aguarrás.

Uno de los "secretos" más importantes a la hora de hacer más fácil esto de la pintura "a pulso", y por ello de obtener mejores resultados, es la calidad de los pinceles. Los pinceles de pelo de marta o similares son muy caros, pero la firmeza que tienen es lo que facilita que se deslicen por los relieves de las figuras sin perder su forma. Por lo tanto, cuanto mayor sea la calidad de las figuras, el relieve más detallado, y usando un buen pincel, bastará un trabajo limpio y unos pequeńos detalles para hacer un interior vistoso.

El Peugeot 205 es uno de los pocos coches en los que el motor se ve desde el exterior (Lancia 037, BMW M-1…) y el reglamento obliga a montarlo. Por lo tanto en este modelo el trabajo es doble, y representaré por un lado el habitáculo de pilotaje y por otro el compartimiento del motor. Para hacerme una idea de la disposición de todos estos elementos, he montado de forma provisional, sin pintar las piezas y con el mínimo pegamento posible, el chasis de la maqueta original.


Foto 33

Foto 34

Comparándolo con el coche en su estado actual puedo apreciar qué partes podré representar al completo y cuales tendré que reducir o eliminar para que no rocen con la mecánica ni interfieran en la basculación de la carrocería. En el caso de los chasis Plafit es habitual poder montar el suelo de habitáculo unos 9 ó 10 mm. por debajo de las ventanillas, por lo que nos caben los pilotos de cintura para arriba.

El primer paso que sigo, tras colocar los cristales, es montar el salpicadero. Primero lo pinto de negro mate y después pongo la calca que representa los relojes e instrumentos del panel. Al comprobar que encaja correctamente me doy cuenta de que apenas tengo superficie para aplicar el pegamento sin arriesgarme a manchar los cristales, por lo que fabrico con restos de la matriz de la maqueta, dos piezas seńaladas con flechas en la foto, y con las que uniré el salpicadero a la maqueta alejando el pegamento de los cristales.


Foto 35

Foto 36

Con el salpicadero ya colocado, paso a fabricar la bandeja portapilotos, que en este caso está dividida en dos partes. El habitáculo de los pilotos lo haré con cartulina blanca, y el compartimento del motor con cartulina negra, para que resalten más las piezas a montar en cada una de ellas. Tras medir con un pié de rey las dimensiones aproximadas del interior de la carrocería, realizo uno o varios patrones en papel milimetrado, sobre los que voy haciendo correcciones sobre la marcha hasta dar con el diseńo definitivo. Tras esto paso las medidas a la cartulina y recorto lo que serán las bandejas definitivas. En los diseńos he tenido en cuenta dejar varias "lengüetas" que me permitirán unir la bandeja a la carrocería mediante cinta adhesiva.


Foto 37
 
Ya podemos empezar con las piezas que conforman al habitáculo, y que según el reglamento debe incluir piloto con volante, copiloto con block de notas, salpicadero, palanca de cambio y freno, 2 respaldos de baquet, extintor y bandeja trasera (si la lleva).


Foto 38

Comienzo por cortar los pilotos (marca Tamiya) y los asientos, en este caso los de la maqueta. Los pilotos los corto más o menos por la cintura, incluyendo si es posible parte del relieve de las piernas.

Guiándome por la línea de corte que decido para los pilotos, marco la del corte de los respaldos, de tal manera que quede con un ángulo natural para cada una de las figuras: erguido el piloto y algo más encorvado el copiloto y sus respectivos respaldos. Con ayuda de cinta de doble cara pego por separado cada una de las cuatro piezas sobre una base que me permita manipularlas con comodidad sin tocarlas.

Monto las cabezas de los pilotos, eligiendo entre el casco abierto y cerrado, y limando bien las rebabas.

Pego las cabezas a sus correspondientes troncos, cortando si es necesario los cuellos para conseguir que el piloto mire hacia delante y el copiloto hacia abajo. A partir de aquí empiezo con la pintura con una o varias manos de color blanco que servirán de imprimación. Para que las pinceladas no se noten, la pintura tiene que tener una consistencia similar a la de la leche, por lo que será necesario ańadir agua o el disolvente adecuado bastante a menudo, pues se espesan con el uso. A continuación voy pintando los distintos detalles de las figuras siempre de adentro hacia fuera (ej. mono, arnés, hebillas, etc). Para la pintura de los habitáculos bastan unos cuántos colores básicos (negro, blanco, rojo, amarillo, azul, verde, marrón, carne, plata), con la posibilidad de mezclarlos si es necesario.

En cuanto a la pintura en sí, como las figuras son de buena calidad, resulta relativamente fácil pintar los detalles con un pincel de calidad. Otro cantar es pintar la cara de los pilotos, y espero que Jesús u otro pintor experto nos dé una lección magistral. Yo, excepto en los coches que hago para vitrina, me limito a sombrear un poco los rasgos, oscureciendo un poco el color base empleado en la cara y diluyéndolo mucho, para que al aplicarlo se quede solo en el interior de los pliegues de la piel.

Una vez pintado el tronco y la cabeza, ańado los brazos en la posición natural ayudándome del volante y el cuaderno de notas, y procedo a pintarlos de la misma manera. Finalmente pinto el volante y el cuaderno y los pego a las figuras. Para completar el habitáculo ya sólo falta la palanca de cambios, el freno de mano y el extintor. Corto la palanca de cambios para que quede mas o menos a la altura adecuada. La maqueta no trae extintor ni freno de mano. Utilizo un extintor de otra maqueta u otro fabricado artesanalmente, y al igual que el resto de las piezas pequeńas lo pinto antes de pegarlo en su sitio. Decido no poner el freno de mano, pues la palanca de cambios está representada con las varillas, ocupando el espacio natural del freno de mano. Posiblemente este coche tuviera el freno de mano situado en otro sitio o accionado de distinta manera, pero no he podido documentarlo.

Con todas las piezas preparadas y pintadas, procedo a pegarlas en la bandeja, cuidando que queden en el lugar que les corresponde para que al montar la bandeja no toquen con el salpicadero o la carrocería. Para que los pilotos no parezca que están sentados en el suelo, recorto un recuadro en lexán, lo pinto en el mismo color que el respaldo, y pego los pilotos encima.
Ya tengo la bandeja de los pilotos preparada para colocarla en su sitio.


Foto 39

Foto 40

Foto 41

El procedimiento para realizar la bandeja que representa el compartimento del motor es similar, pero procedo a reducir todas las piezas en altura, para poder representar el mayor número de ellas y que la bandeja no parezca vacía. La pintura es muy sencilla, pues la mayor parte de las piezas son de color negro o aluminio. Para los colores metálicos, la imprimación la realizo con pintura negra.


Foto 42

Una vez completadas las bandejas paso a colocarlas en la carrocería. En el caso de un WRC habitual, lo normal será fabricar una única bandeja con el habitáculo de los pilotos. El reglamento indica las piezas mínimas a montar, pero no está de más colocar alguna pieza del interior de la maqueta para no dejar vacía la parte trasera. Así pues, las barras antivuelco y la rueda de repuesto convenientemente aligerada suelen colocarse también.

Antes de colocar las bandejas, limpio los cristales por el interior y me aseguro que no falta por ańadir ninguna pieza (ojo con el retrovisor interior). Una vez dispuesta la bandeja en su sitio, la sujeto a la carrocería con cinta, asegurándome que queda firmemente sujeta y que no rozará con los elementos mecánicos.


Foto 43

En este caso he colocado primero la bandeja delantera, ajustando el volante a la columna de dirección y pegando en esa posición. Posteriormente he colocado varias piezas del motor que van unidas directamente a la carrocería (barras, turbo, radiador) para terminar con la reproducción del motor, que deberá encajar con las piezas ya colocadas. Todas las piezas que conforman el interior deben quedar sólidamente pegadas, para evitar tener que desmontar y montar las bandejas tras cada competición, pues no pienso utilizar el coche para pasear a la "yaya".

Antes de dar como finalizada esta fase, queda comprobar que el habitáculo no interfiere con la mecánica, para lo que coloco las gomas en las poleas y monto la carrocería en el chasis. Primero veo que las ruedas, poleas y gomas giran sin rozar en ningún sitio, y después me aseguro que entre la parte inferior del habitáculo y el motor y el resto de la mecánica hay un margen de por lo menos 1 ó 2 mm., para que cuándo desbloquee la "hache" del chasis, la carrocería bascule sin impedimentos.


Foto 44

Foto 45

Ya falta muy poquito.

Desconectado slotaragon

  • Moderador General
  • Acero
  • ******
  • Mensajes: 248
FASE 7. DETALLES FINALES
« Respuesta #6 el: 16 de Febrero de 2007, 09:39 am »
FASE 7. DETALLES FINALES

Casi tenemos acabado el coche, pero aún nos queda culminar unas cuantas cuestiones, tanto en la decoración como en la mecánica.

Primero acabaremos la decoración, comenzando por ańadir los detalles exteriores de la carrocería. Algunas maquetas de calidad incluyen gran número de piezas individualizadas para representar estas piezas por separado, pero en este caso tenemos poco trabajo. En primer lugar pongo el espejo retrovisor. Como en casi cualquier coche de slot, es una de las piezas más expuestas a los golpes, aunque en este coche, con las vías ensanchadas más allá del resto de la carrocería, el espejo no sobresale del lateral de ésta. Como además el espejo está integrado en el triángulo de la ventanilla y no tiene brazo, me conformo con pegarlo con Loctite gel, con cuidado pues la mayoría de los pegamentos disuelven la pintura y el barniz. En los espejos que sobresalen de la carrocería y/o tienen brazo, sustituyo este por un trozo de cable de silicona de 1mm. (el mismo que utilizo en el motor) realizando sendos taladros en la carrocería y en el espejo y pegándolo también con cyano, de tal manera que quede flexible y no salte al primer golpe (ni al último si es posible).

He pintado las ópticas delanteras con color plata por su interior, pegándolas después con un único punto de pegamento en el centro que simula el faro. Los intermitentes los he pintado con pintura naranja transparente marca Tamiya, una especie de barniz coloreado especial para simular ópticas. Los pilotos traseros no tienen pieza de plástico transparente aparte, sino que vienen representados mediante calcas. En su lugar he pintado con color plata directamente sobre la carrocería, y encima de esta con pintura transparente naranja y roja, dejando sin pintar el cuadro de la luz de marcha atrás.

Coloco las calcas en las lunas delantera y trasera, pudiéndolas barnizar con barniz acrílico de Tamiya, aplicándolo bastante diluido para evitar que se vean las marcas del pincel. Pego también con cuidado el gran alerón trasero, y pongo las calcas, pudiendo barnizarlas también a pincel, pero esta vez con barniz mate.

Los tapacubos pueden ser los de la propia maqueta u otros de la medida de la llanta. Voy a poner en este caso los de la propia maqueta, aunque lleva bastante trabajo. La técnica consiste en reducir el diámetro de las llantas de la maqueta (17mm.) al del interior de las llantas de aluminio que estoy utilizando (15,3mm.). Primero recorto las llantas en anchura, para tener que limar la menor superficie posible. Después, con lima y mucha paciencia voy limando el contorno de las llantas procurando no quitar más de un lado que de otro, hasta que quedan a la medida exacta. Es preferible que entren un poquito a presión, para evitar problemas y no tener que inventar nada para sujetarlas.

El reglamento obliga a poner discos de freno con pinza en cada rueda. Puedo poner los de la maqueta o fabricar unos con una simple cartulina. Si el tapacubos deja ver bastante el interior, pinto la llanta de negro antes de pegar al fondo el disco de freno pintado de color plata, con una pinza en negro o rojo. Después pongo un poco de cyano en le contorno interior de la llanta, e introduzco el tapacubo, apretando la llanta contra una superficie plana para introducirlo sin hundirlo ni descentrarlo. Pinto a continuación el tapacubos y todo el contorno de la llanta del color elegido y lo barnizo si es necesario.

En la siguiente foto podéis ver las fases de la fabricación.


Foto 46

A la hora de colocar las llantas hay que tener en cuenta que el tapacubos puede hacer tope contra el eje y resultar imposible introducirlas lo suficiente para adecuarse a la anchura de la carrocería. La solución pasa por cambiar los ejes por otros más cortos o cortarlos a la medida adecuada con un minitaladro.

La marca Gom fabrica tapacubos y discos de freno para la escala 1/24 en dos tamańos: el grande para llanta de 21mm (WRC y A en asfalto) y el pequeńo para llantas de 17 (WRC y A en sucio y clásicos). Es interesante montar estos tapacubos en las ruedas habituales para competición, pues te permite intercambiar las ruedas entre los diferentes coches sin tener que cambiar los tapacubos, ya que la mayoría de los reglamentos los exigen iguales.

En las llantas donde montemos ruedas de espuma es muy conveniente colocar los tapacubos de tal manera que podamos quitarlos fácilmente, pues cuando queramos rebajar las espumas o montar unas nuevas, con casi toda seguridad deberemos quitarlos para colocar bien las llantas en la máquina.

Cumpliendo con lo que marca el reglamento, pintamos y pegamos la parte visible del tubo de escape, reforzando la unión con un trozo de neopreno o espuma, pues la superficie de contacto es pequeńa. Y para acabar esta fase debemos de tapar las entradas y salidas de aire con rejilla o similar, para evitar que se vea la mecánica. Tapo con cartulina blanca o papel algo fuerte la toma de aire del capó y las salidas de aire tras las aletas delanteras. Si en algún caso quiero simular una rejilla, puedo utilizar una media recortada y pegada con cyano, cuidando que quede bien estirada. Pintada de negro da el pego con un peso mínimo.


Foto 47

Con papel rojo recortado de una revista he fabricado las faldillas posteriores que recorté en la preparación de la carrocería y que de esta manera tienen un tamańo verdaderamente a escala.


Foto 48

Los amantes del detalle pueden realizar alguna cosa más, como la antena, simular el chasis ligeramente visible bajo la carrocería…, pero por el momento doy por acabada la decoración y el modelo, así que no queda más que ponerlo en pista y a correr.

Un saludo.

Marco A. Ara
Club de Slot Alto-Aragón

 

anything