Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más Información.

Autor Tema: (JULIO 2004) Preparando la Baja Slot...  (Leído 1300 veces)

Desconectado slotaragon

  • Moderador General
  • Acero
  • ******
  • Mensajes: 248
(JULIO 2004) Preparando la Baja Slot...
« el: 28 de Septiembre de 2006, 11:24 am »
PREPARANDO LA BAJA (Por Marco A. Ara, Julio 2004)

El verano traerá a nuestro club una oportunidad de medirnos y codearnos con grandes pilotos de slot. Se trata de la IIª Baja-Slot "Espańa-Aragón", que se celebrará el 23 y 24 de Julio, y que en su primera edición 2003 reunió en ALMODELI a varios pilotos punteros, (campeones y subcampeones de Espańa, ganadores del Rally Ninco Lloret de Mar, etc...) que aparte de darnos el correspondiente "repaso", nos mostraron dónde está el nivel máximo del rally-slot espańol.

   Esto, lejos de asustarnos, debería servirnos de estímulo para no dejar de aprovechar la ocasión de aprender con ellos y si bien será casi imposible "plantarles cara", si al menos competir dignamente y sobre todo disfrutar de una carrera que creo es "única".

   Para esto nada mejor para los no iniciados que competir en la categoría T1 Ninco, coches de serie con muy poca preparación pero fáciles de llevar y de poner a punto y que al ser la base de la competición, el diseńo de ésta y de los tramos se hace pensando en ellos y sus cualidades.

   Vamos a repasar el reglamento de la categoría, comentando los puntos básicos de la preparación y desvelando los pocos "secretos" que tienen estos modelos, con el fin de evitar que la carrera se convierta en un sufrimiento al ver como nuestro coche no pasa ningún obstáculo, se para continuamente en medio del tramo o se queda clavado en los rasantes, y así poder alcanzar el principal objetivo que no es otro que disfrutar de la carrera y divertirse mucho.

   Nos basaremos en el Mitsubishi "Pajero", modelo más común por ser el que más tiempo lleva en el mercado y que por sus dimensiones y tracción a las cuatro ruedas parece más adecuado para iniciarse en la categoría. Comenzamos con la carrocería, en la cual poco podemos hacer, puesto que el reglamento no permite otra cosa que decorarla. Aunque en un principio no está permitido quitar ningún componente, en la edición pasada si se permitió correr sin retrovisores y guardabarros, que por ser independientes de la carrocería pueden perderse.

   La próxima aparición en el catálogo de Ninco de luces para sus modelos, nos permitirán ańadir más peso en la carrocería. Habrá que realizar pruebas para valorar esta posibilidad, pues es la única manera de lastrar el coche y mejorar un poco la tracción, aunque el peso quizás quede un poco alto. Como dato comentar que los 4 primeros T1 de la pasada edición llevaban luces.

   En cuanto al chasis pues lo de siempre: que esté lo más plano posible. La basculación de la carrocería y el chasis es perfecta sin necesidad de cambiar los tornillos originales, que al ser largos nos dan una gran posibilidad de regulación. Yo personalmente la dejo muy suelta, con una separación de 2 mm. entre carrocería y chasis.

   Quitamos el imán y también es conveniente retirar el soporte, pues queda muy bajo y puede tocar la pista en algún rasante. El motor bien encintado como es habitual.

   La transmisión, tanto el pińón como la corona, tiene que ser la original, con lo que basta con comprobar que engrana bien, suave y sin enganches, y que pińón y corona solo tienen contacto por los dientes. La correa roja de origen, más corta que la negra, es la más conveniente para este tipo de carreras en las que necesitamos bastante tracción en el eje delantero. Es recomendable sacarla de las poleas cuando no usemos el coche, para que quede relajada y no pierda tensión.

   Fundamental comprobar que los ejes y llantas estén rectos. Es imprescindible pegar las llantas a los ejes con pegamento de cyanocrilato, puesto que sufren mucho con tanto salto y tanto bache. Ya que tenemos que pegar las llantas, lo haremos consiguiendo la mayor anchura de ejes que nos permite el reglamento, de tal forma que sobresalgan de la carrocería 1 mm. por cada lado con el neumático ya colocado. Podríamos montar llantas más grandes de las que monta el modelo de serie (17mm. de diámetro en lugar de l6) con lo que ganaríamos un poco mas de suavidad al abordar obstáculos, pero a costa de elevar el chasis y el soporte de la guía cuyo recorrido es limitado, perdiendo 0,5 mm. de altura en el paso de obstáculos.

   Una vez que montados los ejes en los soportes del chasis, y antes de poner los amortiguadores, nos aseguramos que basculan bien hacia los dos lados sin engancharse, y ya  comprobado esto montamos los amortiguadores. Recomendación: duros atrás (amarillos) y blandos delante (rojos). La elección de amortiguadores duros para el eje trasero es prácticamente obligada puesto que necesitamos evitar al máximo las pérdidas de tracción. En el eje delantero los amortiguadores blandos nos permitirán abordar los obstáculos con más seguridad, aunque no hay que descartar la opción de montar los de dureza media (azules) con pocos obstáculos o los duros en tramos sin obstáculos.

   Los neumáticos de serie cumplen más que aceptablemente su función, y aunque se pueden modificar, es una labor que necesita práctica y material adecuado, por lo que lo recomiendo sólo para pilotos con experiencia.

   Y sólo nos falta el conjunto soporte de guía, guía, trencillas y cables. Es la parte más importante y delicada de estos coches y donde se marcan diferencias con una buena preparación. Empezamos por extraer el muelle del brazo de la guía y lo estiramos hasta que alcance unos 15 mm. Al volverlo a montar es conveniente pegarlo con una gota de "cyano" en el alojamiento del chasis, para no perderlo si en algún golpe se sale el brazo basculante de su tope. Limamos la pala de guía para reducir su grosor, redondeando también la punta, tanto por los lados como por la parte inferior. Con esto evitaremos que pueda engancharse en los aislantes de plástico del interior del carril, en las uniones de las pistas y en el fondo del carril en algún rasante pronunciado. Tras quitar la resistencia intercalada entre uno de los cables y el motor, acortamos los cables hasta dejarlos con la medida justa que permita el libre giro de la guía cuando el brazo está totalmente extendido. Esto hará que la guía retorne sola a su posición centrada sin que los cables ejerzan presión en la carrocería. Y terminamos con las trencillas. Las de origen o cualquiera de la marca Ninco cumplen bien su función, a condición de que estén perfectamente colocadas. Imprescindible deshilacharlas con una cuchilla o un alfiler, mínimo hasta la mitad de su longitud, y doblando la punta ligeramente hacia abajo. Con esto evitamos que las trencillas se emboten y el coche se pare durante el tramo o vaya "a tirones".  Al contrario de las carreras de circuito o rally, donde las trencillas deben estar lo más planas y pegadas a la base de la guía que sea posible, aquí nos interesa mantener el contacto con el raíl durante el paso de los obstáculos, por lo que las colocaremos de tal forma que tengan la mayor superficie de contacto posible cuando el brazo basculante de la guía esté en su  máxima extensión. Los casquillos de los cables deben de quedar sujetos firmemente pero sin entrar completamente en la guía, porque pueden sobresalir por debajo y engancharse en las uniones de las pistas.

   Para acabar ańadir que no resulta muy conveniente aceitar ni engrasar transmisión y cojinetes, sino simplemente extremar la limpieza de estos elementos y asegurarse de su suavidad. Podemos aceitar ligeramente después de limpiarlos, retirando después el aceite sobrante con un trapo, para que solo quede una fina película.

   Como veis la preparación es muy básica y sencilla, aunque como las condiciones de carrera a las que se somete a estos coches son bastante duras, se nota  mucho la diferencia cuando el coche "va fino".

   También hay que tener en cuenta varios aspectos y recomendaciones en lo referente a la carrera propiamente dicha. Uno de ellos es la elección del voltaje con el que disputaremos el tramo. El motor NC-7 que equipa este modelo tiene un par y unos bajos excelentes, con lo que nos da potencia de sobra. La mejor elección está entre los 9 y los 12 voltios, y yo particularmente corro a 9. Es muy raro que en estas competiciones encuentres grandes rectas sin obstáculos o dunas donde poder "apretar a fondo", por lo que lo poco que se gana con esos 3 voltios de más lo pierdes al hacer el coche más brusco y con notables pérdidas de tracción, y es que  "la potencia sin control no sirve de ná". Un mando de 45 ohmios es bastante adecuado para este coche a 9 ó 12 voltios, intentando llevarlo por el rail  y acelerando suavemente para evitar pérdidas de tracción y derrapajes.

   Entre tramo y tramo hay que limpiar las trencillas y las ruedas con un cepillo de dientes o similar. Además puedes llevar a mano otras herramientas como unas pinzas finas, (para volver a colocar un cable de guía suelto) un destornillador de estrella (por si fuera necesario quitar la carrocería) y un bote de "cyano" (para pegar alguna llanta).

   La Baja-slot se corre en tramos paralelos pero independientes entre sí, a la par que otro participante. La dificultad no es la misma en los dos tramos de un mismo circuito, con lo cual el coche que corre junto al nuestro no tiene porqué servirnos de referencia y conviene dedicarse a "hacer tu carrera", pero a ver quién se resiste a un buen "pique".

   En la Baja-slot los tramos están situados encima de amplios tableros de madera, y a diferencia de otros Rallyes ó Raids, se montan con muy pocas vallas en pista. Esto hace que curvas que parecen fáciles y rápidas sean sin embargo auténticas trampas. Recorre visualmente los tramos antes de la competición, fíjate en el recorrido del coche "cero" y de los participantes que te preceden para ir descubriendo las zonas conflictivas. Comienza las primeras vueltas a cada tramo con precaución y ve aumentando el ritmo paulatinamente.

   Entrena todo lo que puedas. Prueba el coche en tramos de Raids similares a los de la prueba, y si no dispones de ellos, en tramos lo más revirados posible. Aunque te dediques casi exclusivamente a las competiciones en circuito, entrenar en tramos de rally es muy provechoso, puesto que son mucho más exigentes a la hora de hacer "dedo", mejoran los reflejos y la improvisación y te ayudan a concentrarte en "tu carrera". Además, cuando te sales, hay que andar menos.

   Y el consejo más importante de todos: disfruta y diviértete.

 

anything